Planeación estratégica. Necesaria para el crecimiento.

Tagged: , ,

Al final de cada año los equipos directivos se reúnen a fin de evaluar resultados y definir cuáles serán las directrices de la organización en el año que inicia, muchas establecen objetivos de manera aislada otras lo hacen a través de un proyecto llamado “planeación estratégica”.

La planeación estratégica es un ejercicio de reflexión y generación de nuevas propuestas que permitan hacer frente a los objetivos y retos del nuevo periodo. Su formalidad y compromiso convierten a la planeación en un documento clave. Prescindir de ella implica operar sin un escenario claro, ocasionando resultados poco satisfactorios para accionistas e inversionistas.

¿Cuáles son los beneficios de una planeación formal?

  • Es la base del desarrollo y crecimiento.
  • Permite conocer la situación real que vive la organización.
  • Existe mayor compromiso por parte de los colaboradores.
  • Todas las áreas son tomadas en cuenta.
  • Reduce la incertidumbre.
  • Los directivos y profesionales son conscientes de los desafíos.

Aunque cada empresa ajusta su planeación a sus necesidades, los siguientes componentes son indispensables:

  • Análisis situacional: es un apartado que describe los acontecimientos más importantes en el presente de la empresa, tanto positivos como negativos.
  • Establecimiento de objetivos: estos deben ser medibles, reales y contar con una fecha límite de conclusión.
  • Descripción de estrategias: deben ser acciones detalladas, precisas y ordenadas.
  • Análisis de factibilidad de las propuestas: es un estudio que evalúa la conveniencia de implementar una estrategia, determinando el costo beneficio, así como las posibles dificultades en la ejecución.
  • Indicadores clave del desempeño: lo que no se mide, no se puede mejorar; contar con KPI’s permitirá detectar desviaciones o retrocesos en el cumplimiento de objetivos.
  • Presupuesto: son los recursos que cada área requerirá para el año que inicia; aunque puede variar, lo ideal es contar con una estimación con el menor margen de error.
  • Responsables: cada área deberá contar con un líder que brinde seguimiento a las metas u objetivos designados en cada una.
  • Calendarización de actividades: la administración del tiempo juega un papel fundamental. Este calendario debe ser comunicado a todos los miembros involucrados. Su éxito radica en su cumplimiento riguroso y actualización constante.
  • Cursos alternativos de acción: si el plan principal no funciona siempre deberá existir una ruta alternativa con la cual operar.

El mayor reto de un plan reside en ponerlo en marcha. Representa una tarea extensible a todos los niveles del organigrama. Apegarse al plan es apegarse a los resultados. La planeación estratégica es una guía para el crecimiento de la empresa, pero también es un signo de formalidad y transformación corporativa.

Comments Closed

Comments for this post are now closed.