Bolsa de valores, un mercado para chicos y grandes

Tagged: ,

No es por falta de capital ni por un desorden en sus finanzas. El motivo por el cual muchas empresas mexicanas no le entran a la bolsa es la falta de asesoría y conocimiento de cómo opera el mercado bursátil. Lo primero que hay que saber es que la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) no es sólo el espacio al que pueden acceder los grandes corporativos, sino que los medianos también lo pueden hacer
siguiendo algunos pasos que en las próximas líneas conocerás.

“La verdad es que no es un trámite difícil o engorroso; es más bien una situación de disciplina. Hay una idea que es errónea sobre la participación de las empresas en la Bolsa. Algunos empresarios consideran que es exclusiva de grandes empresas; la verdad es muy diferente”, explica Juan Carlos Rodríguez Méndez, subdirector de Inscripción de Valores de la BMV.

Aquellas empresas interesadas en incursionar en el mercado bursátil deben de seguir algunos requisitos básicos:
• Tener ventas superiores a los 50 millones de pesos anuales.
• Un gobierno corporativo legalmente constituido que tenga: comité de auditoría, comité de prácticas societarias y auditor externo.
• Registro y orden en sus estados financieros.
• Asesores legales, financieros y fiscales.
• Una inversión mínima de 12 millones de pesos para la emisión de deuda a corto plazo.

Dos opciones
Antes de tomar la decisión de entrar o no a la Bolsa, hay que saber que la BMV es el lugar físico donde se efectúan y registran las operaciones que hacen los inversionistas de los intermediarios bursátiles, como las casas de bolsa.

Hay dos operaciones básicas: colocar acciones y emitir deuda.
• Colocar acciones: Es vender parte del negocio. Aquí es donde se abren las puertas para que otros inversionistas tengan participación en la empresa.
• Emitir deuda: Es un financiamiento que se obtiene a corto (menos de un año) o largo plazo (más de un año), a través de instrumentos llamados certificados bursátiles, utilizados como cheques. Como toda deuda, el dinero prestado se tiene que devolver al plazo de tiempo
acordado.

“Los instrumentos básicos que nosotros usamos son certificados bursátiles para emitir deuda, que es un título de crédito similar a un cheque. Cuando una empresa necesita dinero, tiene que demostrar cómo va a poder pagar ese dinero para poder financiar sus proyectos, capital de trabajo y cosas pendientes”, dice Rodríguez Méndez.

Actualmente, existen 140 empresas colocando acciones en la bolsa y 500 emitiendo deuda; de éstas últimas, 133 son medianas empresas. Durante 2011, 16 nuevas medianas empresas realizaron emisiones de deuda y para este año se espera superar esta cifra, según datos de la BMV.

Retos en el camino
Aunque entrar a Bolsa no es lo difícil, adquirir un orden para cumplir con los requisitos que piden puede ser toda una odisea. El primer reto al que se enfrentarán los empresarios es decidir si realmente el financiamiento que quieren lo pueden obtener de la BMV, explica Jorge Schaar, socio de Asesoría Financiera de Deloitte.

“El primer reto que enfrentan es si la empresa cree que esta opción es la más adecuada para ellos porque hay otras alternativas. Es una fase de entendimiento a lo que se están enfrentando”, aclara Schaar. Para decidir lo mejor, el especialista recomienda informarse sobre el funcionamiento de la Bolsa y verla como una alternativa de financiamiento, descartando otras, como el crédito que ofrecen las
entidades financieras.Otro paso para tener un proceso más sencillo es buscar asesores financieros que les ayuden a mejorar sus sistemas de reporte contable y plan de negocios, aunque esto puede generar más gastos.

Luis Preciado, socio especialista de Mercados de Capital de KPMG México, informa que una empresa debe de tomar en cuenta los costos que tendrá pagar a los asesores, abogados y a los agentes colocadores al momento de la transacción bursátil. Hasta ahora, no se tiene un aproximado de cuánto podría costar el pago de los asesores y abogados, aunque sí se tiene un estimado de la comisión que cobran los agentes colocadores. Según datos de KPMG, el costo de comisión podría ir desde 3% a 7% sobre el valor emitido de la
transacción. A pesar de los costos que conlleva tener un orden dentro de la empresa, financiarse a través de la Bolsa es transparente y seguro.

¿Y la volatilidad?
En los últimos meses se ha registrado incertidumbre de los inversionistas en los mercados financieros como consecuencia de la crisis económica europea, pero esto no afectará la incursión de nuevas empresas a la BMV, asegura Rodríguez Méndez. “En relación a otros medios de financiamiento, éste es el más ordenado y transparente. No le veo ningún riesgo, porque todas las cosas se hacen de manera pública y cualquier persona tiene acceso a la información financiera, entonces no le veo ninguna desventaja”, dice.

La identidad de algunas empresas que incursionarán en Bolsa este año es todavía un misterio, pero la Secretaría de Economía, a través de su programa ‘Mercado de Deuda para Pequeñas y Medianas Empresas’, que da facilidades para que puedan instalar su gobierno corporativo, publicó el nombre de las interesadas en entrarle a la Bolsa.

Salsas Castillo, Doc Solutions de México, Inmobiliaria Insurgentes, Mármoles Arca, Minera Río Tinto, Operadora de Clubes San Ángel, Santa Maura Importaciones y Toptel, serán sólo
algunas que entrarán al mercado de valores después de haber vencido el paradigma de que sólo los grandes entran a la BMV.

Mientras más empresas medianas pierden el miedo de acercarse al mercado de valores, los directivos de la Bolsa seguirán buscando alianzas con otras entidades de gobierno para seguir apoyando a pequeños empresarios en su desarrollo económico.

Por eso, Juan Carlos Rodríguez, de la BMV, le recomienda a los medianos empresarios: “Pon en orden tu empresa, quítate de la cabeza la idea de que vas perder el control de tu empresa y mejor piensa que vas a ser una empresa con altos estándares de calidad”.

Via: El Financiero

 

Leave a Comment