Patrimonio, gestión empresarial y sucesión, principales áreas de riesgo para la empresa familiar

Sección Opinión Experta

riesgo

Publicado el 04 April, 2013 • Sin Comentarios

  • Cambios importantes en el ambiente competitivo que conlleven a una posible adquisición o fusión de la empresa, así como la enfermedad o ausencia de un ejecutivo clave, son algunos sucesos que pueden impactar la gestión empresarial en un sistema familiar
  • Desacuerdos sobre la dirección del negocio, cambios importantes en el ambiente legal, conflictos familiares por crisis económicas de alguno o varios miembros, son algunos de los sucesos que pueden generar un efecto en el sistema familiar y llevar al fracaso a la organización por una inadecuada toma de decisiones
  • Estadísticas recientes indican que el 40 por ciento de las causas de desaparición de una empresa familiar se debe a crisis internas de los miembros familiares que la integran

En un contexto como el actual y debido a la relevancia que las empresas familiares tienen en la economía del país, este tipo de organizaciones enfrentan el reto de lograr trascendencia y sobrevivir en el tiempo, sobre todo porque, además de los aspectos económicos que deben superar, también se ven inmersas en riesgos de carácter patrimonial, de gestión empresarial y sucesión que impactan al sistema familiar.

“Respecto a los riesgos relacionados con el patrimonio, resulta común que las empresas familiares enfrenten desacuerdos sobre la dirección del negocio o conflictos familiares por crisis económicas de alguno o varios miembros, lo que puede generar un efecto en el sistema familiar y llevar al fracaso a la organización por una inadecuada toma de decisiones”, indicó Daniel Aguiñaga, Socio Líder de Gobierno Corporativo y Sustentabilidad de Deloitte México.

Estadísticas recientes indican que el 40 por ciento de las causas de desaparición de una empresa familiar se debe a crisis internas de los miembros familiares que la integran, por lo que resulta clave establecer una estrategia adecuada para no caer en el exceso del control que pueda generar ineficiencia; o de eficiencia que provoque el descontrol en actividades como la falta de segregación de funciones.

“Por la naturaleza de estos riesgos es recomendable que las empresas familiares consideren el apoyo de asesores expertos que les orienten y brinden una atención especializada en cada tema, resolviendo sus dudas y dando claridad sobre los mismos”, agregó Aguiñaga.

En relación con el rubro de gestión empresarial, los riesgos que enfrentan las empresas familiares se vinculan con las estrategias diseñadas para alcanzar la visión y los objetivos de negocio, lo que contribuye a que la organización evolucione de una empresa informal en su control a una mucho más institucional, fortaleciendo así su crecimiento actual y futuro.

Por otra parte, cambios importantes en el ambiente competitivo que conlleven a una posible adquisición o fusión de la empresa, así como la enfermedad o ausencia de un ejecutivo clave, son algunos de los sucesos que pueden impactar la gestión empresarial y por consiguiente, el sistema familiar en este rubro.

“Otro de los riesgos más frecuentes de las empresas familiares es el relacionado con la sucesión. El retiro repentino del dueño-fundador por causa de enfermedad, deceso, incapacidad o voluntario, es uno de los factores que detona esta situación crítica para la organización. En este sentido, para atender dichos riesgos es importante considerar si se han definido y previsto escenarios en casos de sucesiones no programadas”, agregó el experto de Deloitte México.

“El objetivo principal de toda empresa debe mantenerse sobre bases sólidas de control de sus operaciones que le permitan mitigar los riesgos que se presenten en el día a día, fuera y dentro de la organización. Así mismo, la empresa familiar debe contar con un marco de seguridad que contenga políticas establecidas para los distintos niveles de la estructura organizacional para el crecimiento sano y permanencia de la misma”, concluyó Daniel Aguiñaga de Deloitte México.

Resulta relevante no perder de vista que, actualmente, las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) mexicanas representan el 99.7 por ciento de los aproximadamente 4 millones de empresas que operan en el país, y el 65 por ciento de dicho universo es de carácter familiar, de ahí la trascendencia de hacer frente a los riesgos de manera efectiva.

Para conocer más sobre la perspectiva de Deloitte, dé clic aquí

Compártelo

Sin Comentarios

Comentarios por Patrimonio, gestión empresarial y sucesión, principales áreas de riesgo para la empresa familiar estan cerrados.