Corporativos apalean la crisis con fusiones y compras

Sección Noticias

Etiquetas: ,

Featured 10

Publicado el 17 March, 2011 •

  • “El 2010 fue un buen año para las adquisiciones y las fusiones, y no hay duda de que este año será mejor”, Pablo Rión, director de la firma Rión y Asociados.

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de marzo.- La crisis financiera de finales de 2008 y 2009 provocó movimientos en el sector corporativo del país. Compras y fusiones fue una tendencia que siguieron decenas de empresas, para fortalecer sus operaciones.

América Móvil, FEMSA, Bimbo, Televisa, Genoma Lab, Mexichem, Banorte e Ixe fueron algunas de las que en 2010 apostaron por sacarle jugo a la recuperación económica que se presentó a escala internacional y expandir sus dominios dentro y fuera del país.

Cifras de la consultoría Pablo Rión y Asociados dan cuenta de que firmas de los sectores de telecomunicaciones, consumo, medios de comunicación y servicios financieros, entre otros, cerraron 139 transacciones.

Esa cantidad representó un incremento de 19 por ciento respecto a 2009, año en que la turbulencia financiera apagó la sed de invertir de algunos hombres de negocios.

El monto relacionado ascendió a 44 mil 11 millones de dólares, lo cual significó un alza superior a 200 por ciento.

“El 2010 fue un buen año para las adquisiciones y las fusiones, y no hay duda de que este año será mejor”, comentó Pablo Rión, director de la firma de banqueros de inversión.

De acuerdo con la consultoría, América Móvil, propiedad del empresario mexicano Carlos Slim, cerró la operación más jugosa del año. Por 21 mil millones de dólares, fusionó a sus dos subsidiarias Carso Global Telecom y Telmex Internacional.

La transacción representó 47 por ciento del capital negociado durante 2010, con lo cual la industria de telecomunicaciones se posicionó como el sector que más aportó al crecimiento observado en el año previo.

Con 27 operaciones, el segmento de consumo contribuyó con 21.52 por ciento del monto transaccionado. Destacó la operación de la firma regiomontana FEMSA, propiedad de José Antonio Fernández, con la holandesa Heineken por siete mil 347 millones de dólares. El monto involucrado, cabe destacar, representó cerca de 43 por ciento de la Inversión Extranjera Directa (IED) que llegó a México durante el año pasado (17 mil 726 millones de dólares).

Sobresalió también la adquisición de la división panificadora de Sara Lee por parte de Grupo Bimbo, por cerca de mil millones de dólares. La firma que dirige Daniel Servitje también compró Dulces Vero; sin embargo, el monto que desembolsó no fue revelado.

En el sector industrial, manufacturero y de ingeniería se negoció en cuatro mil 460 millones de dólares, esto es, 9.68 por ciento del total. Una de las operaciones más importantes que se cerró en el segmento fue el acuerdo de compra de Mexichem de la división de compuestos de Rockwood, denominada Alphagary, una adquisición estimada en aproximadamente 300 millones de dólares.

De acuerdo con el CEO de la petroquímica, Ricardo Gutiérrez, la única forma de obtener una curva ascendente en ventas es mediante adquisiciones que den valor agregado a las materias primas que se tienen en inventarios. Por ello, comentó, este año alistan nuevas compras en Europa.

Destacó también la adquisición de Pinfra sobre la concesión de la autopista San Martín Texmelucan por 28.6 millones de dólares.

En la parte de servicios financieros, que representó 5.60 por ciento de la suma total, sobresalieron tres operaciones. La fusión de Banorte e Ixe, con lo cual se conformó el tercer banco más importante del país. La transacción está valuada en mil 300 millones de dólares.

Financiera Independencia compró por 96 millones de dólares el ciento por ciento de las acciones de la Sofom Apoyo Económico Familiar y 77 por ciento de Apoyo Financiero, compañía que atiende al mercado hispano no bancarizado en San Francisco, California.

Finalmente, la compra de Tempus Consulting por parte de Monex, de la cual se desconoce el monto que pagó.

En la parte de medios, sobresalió la adquisición de cinco por ciento en Univisión por parte de Grupo Televisa por mil 200 millones de dólares.

Retoman la confianza

Los directivos de las empresas a nivel mundial recuperaron la confianza en el crecimiento económico y dicen estar listos para abrir la cartera y hacer crecer sus negocios.

De acuerdo con la Encuesta Nacional Global de CEO que realiza PricewaterhoseCoopers (Pwc), 34 por ciento de los encuestados confirmó que tiene previsto realizar una fusión o adquisición en este año.

México, dijo Pablo Rión, no será la excepción, considerando que el país ofrece estabilidad macroeconómica, fiscal y financiera.

El socio de Transaction Services de KPMG en México, Todd McClurkan, comentó que los sectores de la construcción, la infraestructura y la salud son algunas de las áreas económicas en México con mejores perspectivas para invertir en el mediano-largo plazo.

En lo relativo a la inseguridad que vive el país, Pablo Rión aseguró que los hombres de negocios están conscientes del problema que representa la violencia relacionada con el crimen organizado; sin embargo, descartó que sea un impedimento para seguir invirtiendo.

El CEO para América Latina de Coface, Bart Pattyn, destacó que la inseguridad es un factor que, sin duda, los empresarios no dejan de lado, pero hasta el momento no representa un obstáculo. Un factor que puede pesar más, acotó, es la regulación sobre los negocios.

“Es un hecho que existe una complejidad para crear una empresa en México, lo cual no ayuda mucho. En Asia, por ejemplo, es más fácil, rápido y barato y en América Latina tenemos países que son más abiertos”, comentó el directivo.

El socio de Asesoría Financiera de Deloitte, Jorge Schaar, comentó que, de acuerdo con el estudio de Fondos de Capital Privado, los impedimentos que más se detectan para cerrar una operación son: valuaciones de negocios fuera de la realidad y falta de cultura financiera para concluir un negocio y, pocas veces, trabas fiscales o regulatorias.

Señaló que el tiempo para concluir una transacción depende del tamaño de las empresas involucradas; sin embargo, en promedio es de siete meses. Estimó que tendrán que pasar al menos dos años para que la actividad de fusiones se recupere.

Via:Excélsior Online

Compártelo

No hay ningun comentario Corporativos apalean la crisis con fusiones y compras. ¿Quisieras añadir alguno?

Deja un comentario

Debes ser sesion iniciada para publicar un comentario.