Descubre cómo crear una empresa familiar saludable

Sección Opinión Experta

Protocolo-empresa-familiar

Publicado el 03 December, 2017 •

Para no fracasar ni tener conflictos, hay que crear políticas, cambiar hábitos y costumbres, y elegir a alguien por sus habilidades, no por el parentesco.

Crear una empresa donde los directivos y accionistas sean los miembros de la familia, puede parecer una opción cómoda, segura y sin mayores problemas; sin embargo, en este tipo de asociación es donde más conflictos se pueden presentar si no se sabe cómo dirigir sanamente.

De acuerdo con la Radiografía de la Empresa Familiar en México, realizada por el Centro de Investigación de Empresas Familiares de la Universidad de las Américas Puebla (Udlap), indica que en el país, 83% de las empresas existentes son familiares, las cuales generan 67% del trabajo. De éstas, sólo 39% tiene una antigüedad de 20 años.

Durante la edición del INCmty 2017, Rafael Alcaraz Rodríguez, director del centro de familias emprendedoras del Tecnológico de Monterrey, destacó que el máximo reto de este tipo de empresas son los problemas que surgen entre los parientes, ya que 70% de los fracasos se deben a conflictos.

“La falta de comunicación, conflicto de intereses, el control de los padres sobre los hijos y la falta de reglas en general son los principales factores de conflictos”, dijo.

Indicó que todo esto puede prevenirse, sólo basta con que la familia evolucione, cambie su esquema de costumbres y hábitos, diseñe un proceso de profesionalización y de transición generacional.

En este sentido, indicó que 31% de las empresas familiares contrata parientes por su lazo sanguíneo, cuando realmente deben elegirlos por contar con las habilidades y capacidades que requiere el puesto, o de lo contrario se pueden producir grandes pérdidas.

“El apellido no te capacita para obtener un puesto, así seas el hijo del dueño. Tienes que prepararte porque así la empresa funcionará bien, lo que no sólo es un beneficio para la compañía, sino para la empresa, añadió”.

Asimismo, se debe implementar un programa para la transición generacional y capacitar a todos los miembros, porque desafortunadamente más de 90% de las empresas familiares fracasa al llegar a la tercera generación.

“De la primera a la segunda generación sobrevive 25%, mientras que de la segunda a la tercera, sólo entre 5 y 10%”, destacó Alcaraz.

Cultura familiar saludable

El especialista explicó que para crear un ambiente empresarial familiar sano y evitar caer en conflictos o incluso en desintegración de la familia, hay que tomar en cuenta algunos puntos.

Primero, hay que establecer las políticas de la empresa sobre los procesos y especialmente contratación, remuneración, medición del desempeño y desincorporación de los miembros. Tan sólo 18% de las compañías cuenta con ello.

En segundo lugar, se debe determinar la remuneración de los familiares con base en sus responsabilidades, experiencia y nivel del mercado, algo que no realiza 30% de las corporaciones.

El tercer aspecto incluye tener el conocimiento necesario de la compañía para después transmitirlo a las siguientes generaciones.

Por último, se debe implementar un plan a largo plazo, sobre todo cuando el director general ya no esté al mando. Las cifras indican que 68% de las empresas tiene tanta dependencia del líder que cuando éste se ausenta, no saben cómo actuar.

Se calcula que 55% no tiene ningún tipo de previsiones por la inesperada ausencia de un directivo, según la radiografía de la Udlap.

Por qué sí una empresa familiar

Aunque pueda parecer complicado, una empresa familiar tiene múltiples beneficios tanto personales como económicos, incluso 90% de las compañías mexicanas cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores y tiene una larga vida, donde en muchos casos ya suman ocho generaciones.

“Esas son las empresas que no sólo han cuidado la parte empresarial, adaptado y utilizado tecnología para crecer, sino que han sabido manejar la parte familiar porque tienen reglas y procesos claros de transición, órganos de gobierno establecidos, entre otros aspectos”, dijo Alcaraz.

Dicho éxito se relaciona con las satisfacciones que se obtienen como el sentido de pertenencia y orgullo, que motivan a poner más pasión y dedicación al trabajo; tener una cultura estable que es distinto de la firma, poseer los valores de la familia y transmitirlos a los empleados, lo que genera un mejor ambiente laboral.

Por: ElEmpresario.mx

Compártelo

Comentarios por Descubre cómo crear una empresa familiar saludable estan cerrados.