La influencia de los grupos de interés

Para que una empresa opere, requiere relacionarse con distintas personalidades o figuras que contribuyan al cumplimiento de los objetivos. Estas redes de contacto reciben el nombre de “Grupos de Interés” o stakeholders y se definen como aquellas personas físicas o morales que se encuentran al interior y al exterior de la organización, las cuales cuentan con intereses y necesidades propias, mismas que se ven afectadas con las acciones implementadas por una compañía.

Dentro de los grupos de interés más conocidos se encuentran clientes, colaboradores, proveedores, accionistas, instancias gubernamentales, la sociedad, organismos sin fines de lucro, medios de comunicación e incluso competidores.

La consideración de ellos en las decisiones estratégicas permitirá alinear sus intereses con los del negocio, generando así una sinergia en la que ambos puedan crecer.

Estas son algunas de las razones que justifican su importancia:

  • Son eslabones críticos en el reforzamiento de la reputación corporativa.
  • Contribuyen a la razón de ser de la organización.
  • Son una fuente de mejora continua.
  • Son observadores del comportamiento de la entidad de negocios.
  • Favorecen la permanencia de la compañía a largo plazo.
  • Representan un elemento clave en el plan de sustentabilidad.

Las siguientes preguntas podrían ayudar a detectar oportunidades en la relación con grupos de interés:

  • ¿Cuáles son mis grupos de interés?
  • ¿Qué necesidades presentan?
  • ¿Sus objetivos y los de la compañía están alineados?
  • ¿Cuál es el proceso de negociación con ellos?
  • ¿Cómo podemos crecer juntos?
  • ¿Qué percepción tienen de la organización?
  • ¿Cuento con un plan de manejo de crisis?

Características de una relación redituable con los grupos de interés:

  • Priorizan negociaciones justas con beneficios mutuos.
  • Representa un ejercicio de transparencia, las relaciones son honestas.
  • Generan valor conjunto, buscan alternativas de crecimiento simultáneo.
  • Se rigen por prácticas éticas con valores compartidos.
  • Consideran el impacto positivo y negativo de sus decisiones.

No gestionar una relación constructiva podría desencadenar severas consecuencias que van desde el cierre temporal de la empresa hasta pérdidas económicas de gran volumen. El manejo de conflictos relacionados debe solventarse de manera asertiva buscando soluciones contundentes y oportunas.

En el pasado, un error cometido por una empresa dañaba su reputación a nivel local; hoy, la interconexión establecida a través de medios sociales ocasiona un flujo acelerado de información (incluida la negativa), siendo la viralización un fenómeno que podría generar problemas de alto impacto.

Por esta razón, la relación con grupos de interés requiere de un trato especial; estableciendo esquemas ganar-ganar, armonizando necesidades y objetivos entre las partes y diseñando planes de manejo de crisis ante situaciones adversas.

Comments Closed

Comments for this post are now closed.